sábado, 12 de mayo de 2007

Solidaridad, más que una palabra.




La Cooperación al Desarrollo y los Derechos Humanos han sido temas que estos días, junto a representantes del PP e IU, hemos tratado en sendas mesas redondas organizadas por la UGT y Amnistía Internacional.

No pretendo reproducir aquí, el contenido de las mesas, pero si voy a tomar como referencia el interés de los asistentes por una u otras cuestiones para referirme a ellas en este post.

En esta, como en otras materias, los socialistas planteamos a la ciudadanía, nuestros programas electorales, como una carta de compromiso, una especie de contrato social, mediante el cuál nos comprometemos, de resultar elegidos, a llevarlos a cabo en los próximos cuatro años.

Además en este caso podemos hacerlo con el aval y la satisfacción del deber cumplido, así en Asturias desde el 2003 y en España desde 2004, la política exterior de nuestros gobiernos han fijado como una de sus prioridades la cooperación al desarrollo y los derechos humanos.
Soy de los que opinan que en política las cifras no lo son todo, también en este caso, pero en ocasiones conviene reseñarlas, por que son una muestra gráfica más que "elocuente" de lo que ha sido la acción política desarrollada.
En España, la Ayuda Oficial al Desarrollo, que se había estancado, cuando no retrocedido, en los tiempos de gobierno del PP, pasó de 1.985 millones de euros, (0,25 de la Renta Nacional Bruta) en 2004, a más de 4.200 millones de euros (0,42 RNB) en 2007. El compromiso del Gobierno socialista es alcanzar el 0,5% en 2008, (unos 5.000 millones de euros) y el mítico, por el que tanto luchamos, 0,70% en 2012.
En Asturias, el Presupuesto de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo se incrementó desde los 6.101.121 euros de 2003 hasta los 13 millones de euros (0,73 % de Recursos Propios) de 2007.

Si a ello añadimos que a nivel estatal, España se ha adherido a la Declaración del Milenio, aprobado el Plan Director de Cooperación 2005-8 y el Estatuto del Cooperante, y en Asturias hemos aprobado el Plan Cuatrienal de Cooperación 2004-7 , la Ley 5/5/2006 de Cooperación al Desarrollo y que numeroso ayuntamientos vienen desarrollando una intensa y fructífera política de cooperación al desarrollo, podemos convenir que los socialistas a lo largo de esta legislatura hemos contribuido eficazmente a dar importantes pasos en esta dura y difícil tarea como es la lucha contra la pobreza y la desigualdad en el mundo.

Sin un gramo de autocomplacencia, quisiera referirme aquí, a reseñar el impulso que para la Cooperación al Desarrollo en Asturias , supuso y va a suponer en el futuro, la aprobación de la Ley asturiana, (de la que tengo la satisfacción de haber sido ponente en representación del grupo parlamentario socialista), y de la que reseñaré tres aspectos fundamentales que fueron introducidos en la tramitación parlamentaria.
  • La creación, por Ley, de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo, lo que contribuirá a profesionalizar la gestión, "estabilizar" la gestión administrativa de los recursos, e identificar con un sello de "calidad" a la cooperación asturiana en aquellos lugares en que se preste.

  • La creación del Fondo Asturiano de Cooperación al Desarrollo, en el que se podrán integrar la administración autonómica y las administraciones locales que lo deseen, así como la iniciativa privada y que supondrá dotarnos de un instrumento económico idóneo para impulsar actuaciones integrales, a la vez que favorecerá la máxima participación ciudadana.

  • El fijar por ley que, a partir de 2007, se destine como mínimo el 0,7% de los recursos propios, favoreciendo un incremento progresivo del mismo, teniendo como referencia las recomendaciones de Naciones Unidas, lo que constituye una garantía de disponer de crecientes recursos en el futuro.

Garantizado por tanto un crecimiento de los recursos, es necesario orientar nuestras políticas al desarrollo de la Ley, a la elaboración de un nuevo Plan Cuatrienal 2008-11, y a mejorar la gestión, hacerla más transparente, participativa y eficaz, y recogiendo el sentir de la ciudadanía situar los ejes de las acciones a desarrollar, prioritariamente, en pueblos de menor nivel de desarrollo humano.

La mejora de la calidad y de la coherencia de nuestras políticas de cooperación al desarrollo, pasa por el uso coordinado y eficaz de los recursos, en la búsqueda del consenso entre todos los actores (grupos parlamentarios, administración central, autonómica y locales, ONGDs, sindicatos, empresas y el conjunto de la sociedad civil), en la definición de las prioridades sectoriales y geográficas, en la creación de marcos estables de relación con las contrapartes, así como el imprescindible respeto a los derechos humanos, democráticos y sociales en cualquier lugar y circunstancia.

Nuestro compromiso para los próximos años es claro, desarrollar el contenido de la Ley Asturiana de Cooperación al Desarrollo y elaborar un nuevo Plan Cuatrienal con el fin de contribuir eficazmente a la lucha contra la pobreza, a la promoción y defensa de los derechos humanos, la conservación del medio ambiente y la biodiversidad, la equidad de género, el respeto a la diversidad cultural, al fomento de la transferencia de conocimiento y tecnología para el servicio de la ciudadanía.

En suma a promover el desarrollo humano de los pueblos.

Nota: Escultura Solidaridad, obra del por tantas cosas admirable compañero, Pepe Noja,
Fotografía realizada y cedida por mi amiga Carmen García.

6 comentarios:

proletario dijo...

La solidaridad claro que es más que una palabra, por eso no conviene confundirla con la caridad de darles a esos pueblos unas ayudas para que sobrevivan de mala manera, mientras son explotados por las multinacionales y los gobiernos corruptos y despóticos que los tiranizan. El lema Unios Hermanos Proletarios está más vigente hoy que nunca.

LUNA dijo...

Por fin, alguien que está en primera línea de la Política pone en práctica lo que predica y nos facilita información de primera mano, sin intermediarios, para que podamos conocer lo que se hace, en este caso en la Junta General sobre temas que nos interesan y antes de decidir nuestro voto del próximo día 27.
Gracias y sigue así. Prefero leer lo que tu nos cuentes que lo que algunos mal llamados periodistas decidan publicar.

Luis Alvarez Gómez dijo...

La cooperación para el desarrollo debe de ser más que palabras, buenas intenciones y acciones voluntaristas de ongds. Es impresindible exigir la implicación directa de los gobiernos de los países más desarrollados. Sólo este fin de semana, más de 500 subsaharianos han llegado en cayucos y condiciones muy precarias a España. Pues bien el tema no ha sido recogido por los medios de comunicación como información relevante de ninguno de los mítines políticos. En esta página si. Cuenta con mi voto.

ana dijo...

Mejorar la calidad y la coherencia de vuestras políticas, ¿pasa por que "el del pendiente" siga viajando por todo el mundo los próximos cuatro años?.

roberto dijo...

Los gobiernos, y el español no es excepción, tienen que implicarse más en luchar contra la miseria en los países subdesarrollados. No es suficiente con ampliar las ayudas a las ong y que estas hagan el trabajo de forma voluntarista y con escasos medios. Hay que fomentar que las empresas españolas colaboren en estas tareas.

Andrea dijo...

La cooperación al desarrollo realizada a traves de las ong, ¿qué es?. Ayuda internacional de "bajo coste" externo y alta rentabilidad política interna o simplemente acciones voluntaristas de personas muy concienciadas mezclada con viajes más o menos turisticos para jetas. Trece millones de euros dan para mucho, ¿en que se gastan?