jueves, 6 de diciembre de 2007

Constitución, Justicia y Ciudadanía.

La Constitución Española de 1978 concibe a la Justicia como un poder del Estado, al que configura como un derecho y un servicio público, dirigido a materializar un derecho fundamental de la ciudadanía: la protección de los derechos y de los intereses legítimos a través de un juicio justo. Esto es, la tutela judicial efectiva.

El carácter de servicio público de la Justicia nace de su propia esencia: responder a las demandas de paz social, garantizar la confianza que los ciudadanos precisan para vivir en libertad y ejercer la autonomía personal y dar solución a los conflictos.

La Justicia es, pues, una institución crucial para definir la calidad de nuestra convivencia y la credibilidad misma del Estado Constitucional y de Derecho. En ese sentido conviene resaltar que el Gobierno Socialista ha llevado a cabo, en los últimos años, un programa de reformas destinado a ampliar los derechos de los ciudadanos, prevenir los conflictos, responder a las demandas sociales más acuciantes y dotar de medios personales y materiales a los Tribunales.

Un buen ejemplo es la Carta de Derechos de los Ciudadanos ante la Administración de Justicia, instrumento que propicia la creación de oficinas de atención al ciudadano y a las víctimas, el establecimiento de un nuevo sistema para que el ciudadano formule de modo más ágil sus quejas y toda una serie de medidas destinadas a hacer de la Justicia algo más sencillo, eficaz y comprensible para todos y todas.

Un programa de reformas que es necesario seguir desarrollando para que, éstas, reviertan en una mayor agilidad y eficacia del servicio público de la Justicia. Un servicio público que, en un sociedad democrática, debe de organizarse con la vista puesta en la ciudadanía y, más concretamente, en todo aquello a que tiene derecho y que legítimamente espera y puede exigir de la Justicia. Pues no debemos de olvidar que el buen funcionamiento de la Justicia, la eficiencia de los tribunales, es también un imperativo y un pilar de la política social del Estado, de la igualdad de oportunidades y de la garantía de la libertad, sobre todo, para las personas más desfavorecidas.

Dicho buen funcionamiento exige el esfuerzo de todos aquellos actores a los que la Constitución dota de atribuciones y competencias en materia de Justicia y muy especialmente la plena implicación y el ejercicio de su propio ámbito de responsabilidad del Consejo General del Poder Judicial. Por eso, es necesario garantizar que el Consejo General del Poder Judicial desempeñe efectivamente el papel que le corresponde constitucionalmente: gobernar el Poder Judicial para asegurar una respuesta eficiente a las demandas ciudadanas de Justicia, un derecho fundamental y un servicio público.

De ahí que resulte inadmisible, el intento de manipulación sectaria de los órganos constitucionales, en la que incide el bloqueo en el nombramiento de sus miembros. Estas conductas no sólo lesionan el prestigio y la credibilidad de los mismos. La obstrucción sistemática del mandato constitucional de renovación supone, en primer lugar, una afrenta al derecho de los ciudadanos que, además, perjudica la confianza de la ciudadanía y fomenta la desafección a las instituciones.

El fortalecimiento de la democracia pasa por que el nombramiento de las personas que deben servir a los órganos constitucionales sea concebido como una función institucional de primer orden y no como una prebenda al servicio de intereses partidarios.

La Constitución distribuye de manera especialmente compleja las atribuciones y competencias en materia de Justicia entre el Gobierno de la nación y las Comunidades Autónomas. En este sentido, es preciso potenciar y favorecer la cooperación leal entre las instituciones responsables de la Administración de Justicia en orden a garantizar un correcto funcionamiento de las instituciones y, de este modo, ofrecer un mejor servicio público de la Justicia.



Son muchas las tareas que se deben de afrontar para generar, cada día más, en el conjunto de la sociedad una mayor confianza en las administraciones públicas, como es el caso de la Justicia, de modo que se perciba con claridad que la ciudadanía es el centro de las ocupaciones y preocupaciones de las políticas públicas.

En ese sentido, reseñar algunas actuaciones que me parecen muy necesarias:

La excelencia en la selección de jueces, fiscales, secretarios judiciales, y demás profesionales de la Justicia, mediante la aplicación objetiva y transparente de los principios de igualdad, mérito, capacidad y suficiencia profesional.




La modernización de la Justicia, la optimización de las inversiones, los medios materiales y tecnológicos, para conseguir agilidad y rapidez en la resolución de los conflictos y para combatir la lentitud, la ineficiencia y la opacidad que, en más casos de los deseados, caracteriza al funcionamiento del sistema.

El buen funcionamiento del servicio público de la Justicia requiere de la colaboración de todas las personas que prestan su servicio en ella, de ahí que la gestión de los recursos humanos debe ser comprensible, atenta, responsable y receptiva con las necesidades que en materia de formación, capacitación, comunicación, etc. puedan plantear los profesionales de la justicia para la mejora del desempeño de sus funciones como empleados públicos.

Así mismo, favorecer la búsqueda de líneas de intervención que, a través de vías alternativas al litigio, reduzcan la “judialización” de la vida social y cotidiana.. A este respecto, se deben de potenciar instrumentos tan importantes como la Seguridad Jurídica Preventiva, la Mediación o el Arbitraje.


El vigésimo noveno aniversario de la Constitución Española de 1978, es una buena ocasión para renovar el compromiso con la ciudadanía como eje de la democracia y con la construcción de una sociedad de progreso, igualitaria, democrática, solidaria, en paz y libertad.

Ciudadanía y Sociedad que necesitan de una Justicia eficaz, ágil, próxima y moderna, propia del Siglo XXI.





11 comentarios:

Carolina dijo...

Sinceramente creo que la JUSTICIA, así con mayúsculas, sigue siendo la asignatura pendiente de la democracia española, te felicito por tu insistencia en el tema y confio en que de verdad mejore este "servicio público" al que creo que nadie deseamos tener que recurrir.

Anónimo dijo...

El debate sobre la Ciudad de la Justicia en El Cristo, es un debate falso, lo que necesitamos los funcionarios de justicia es tener un lugar adecuado donde trabajar, unos sueldos razonables (para nosotros no hay carrera profesional) y que no dependamos del "capricho" de los superiores.

basta ya dijo...

Lo de mejorar el funcionamiento de la justicia es la cantinela de siempre, el otro día ví en la televisión la noticia de que uno de los presuntos asesinos de los guardias civiles le habían puesto de "patitas en la calle" por que había cumplido no se cuanto tiempo y no se había resuelto el juicio, asi que cuando llegó la condena el miserable ya se había pirado. Ahora todos a lamentarlo pero seguro que el juez no se perdio de disfrutar los fines de semana.

Anónimo dijo...

Eres un ingenuo, mira que pedir que se fomente el arbitraje y que no se "judialicen" los temas de la vida cotidiana, ¿no ves salsa rosa? ¿el tomate? ¿no lees los periodicos y ni te enteras que los politicos estais todos los dias denunciandobos unos a otros?. De buenas intenciones está el infierno lleno y además de que van a comer sino los abogaos.

pepero zumbon dijo...

Bien está que prediques con el ejemplo, lo digo por que pones una fotografía de los "Padres de la Constitución" que fueron todo un ejemplo de políticos que supieron anteponer el interés de los ciudadanos y de España a los de su propio partido, que obviamente incluye a Fraga por el que me consta no tienes ninguna simpatía.
Ahora parece que la moda es otra y hasta mi partido va a remolque de cuatro "chiflaos".

Torcida por el Derecho dijo...

"La justicia es para mi aquello bajo cuya protección puede florecer la ciencia,y junto con la ciencia, la verdad y la sinceridad. Es la Justicia de la libertad, la Justicia de la paz, la Justicia de la democracia,la Justicia de la tolerancia".
Esta definición de Hans Kelsen sobre la Justicia debiera estar presente en la mente de todos los jueces y magistrados cuando dictan sus sentencias. Nos ayudarian mucho a creer en la JUSTICIA.

rosa del antifaz dijo...

Soy "visitante asidua" de este blog que me parece muy interesante. Coincido con tus planteamientos en materia de justicia, aunque los considero algo sesgados en favor de la gestión del actual gobierno, que si bien ha hecho reformas muy importantes, en otras se ha quedado a medio camino o simplemente no las ha iniciado. Como aportación práctica para aquellas personas interesadas en conocer en que consiste "la justicia gratuita", señalar que la Constitución Española, en su artículo 119, establece que la justicia será gratuita cuando así lo disponga la Ley y, en todo caso, respecto de quienes acrediten insuficiencia de recursos para litigar. Se administra de forma diferente en función de la legislación aplicable en cada comunidad autónoma. Si deseas información más detallada, puedes recurrir a www.justiciagratuita.es.

Víctor López dijo...

"Aléjese de los palacios el que quiera ser justo. La virtud y el poder no se hermanan bien."
Marco Anneo Lucano

Anónimo dijo...

"La justicia es la reina de las virtudes republicanas y con ella se sostiene la igualdad y la libertad". Simón Bolivar.

el nietu de Montesquieu dijo...

Los nombramientos por el Congreso de miembros de los TRibunales o del Conswjo General del Poder Judicial tienen como consecuencia que luego ante cuestiones de capital importancia para la administración de justicia y para la convivencia democratica de los españoles se ve condicionada " su independencia" por razones de origen, solo aso se explican los alineamientos de los magistrados ante las referidas cuestiones.

CresceNet dijo...

Oi, achei seu blog pelo google está bem interessante gostei desse post. Gostaria de falar sobre o CresceNet. O CresceNet é um provedor de internet discada que remunera seus usuários pelo tempo conectado. Exatamente isso que você leu, estão pagando para você conectar. O provedor paga 20 centavos por hora de conexão discada com ligação local para mais de 2100 cidades do Brasil. O CresceNet tem um acelerador de conexão, que deixa sua conexão até 10 vezes mais rápida. Quem utiliza banda larga pode lucrar também, basta se cadastrar no CresceNet e quando for dormir conectar por discada, é possível pagar a ADSL só com o dinheiro da discada. Nos horários de minuto único o gasto com telefone é mínimo e a remuneração do CresceNet generosa. Se você quiser linkar o Cresce.Net(www.provedorcrescenet.com) no seu blog eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. If is possible add the CresceNet(www.provedorcrescenet.com) in your blogroll, I thank. Good bye friend.