lunes, 27 de agosto de 2007

Carnet por puntos y seguridad vial.


Ha transcurrido un año desde la implantación del carnet por puntos, y los medios de comunicación recogen valoraciones, opiniones, etc., sobre la efectividad de la medida, y como es habitual en nuestro país, casi todas acomodadas a los dictados de la ley del péndulo.

Así los mismos que, no cito nombres por no sonrojar a nadie, anunciaron con clarines y tambores el fin de la siniestralidad vial, ahora, al ver los datos de julio y lo que llevamos de agosto, cuestionan su efectividad y ponen en entredicho su utilidad para combatir eficazmente esa lacra social que son los accidentes de tráfico.

La verdad es que no me sorprende, vivimos en una sociedad en que las “novedades” se producen a velocidad de vértigo y en la que para “llamar la atención”, se generan a través de los medios de comunicación grandes expectativas ante cualquiera de ellas, sea Ley, orden administrativa u ocurrencia que, eso si, siempre vienen a resolver “ipso facto” y con relativa facilidad esa cuestión o aquel problema.

Al cabo de cierto tiempo y cuando la tozuda realidad nos muestra que los profundos cambios sociales necesitan de algo más que voluntariosas declaraciones y/o acciones legislativas, se pasa al otro extremo, poniendo en cuestión el propio modelo, cuando en la mayoría de los casos no se han desarrollado más que parcialmente algunas acciones y en todo caso la complejidad de la problemática necesita de más tiempo y de acciones complementarias en los distintos campos.

De todo ello es un buen ejemplo el carnet por puntos, y por eso resultan muy adecuadas, las acertadas y sensatas palabras de Alfredo Pérez Rubalcaba, que, dicho sea de paso, está realizando una excelente labor como Ministro del Interior.

Así, el pasado 1 de Julio, cuando anunció que el número de fallecidos en accidente de tráfico había descendido el 14,3% en un año, 467 muertos menos que el año anterior, un éxito sin duda, también recalcó que “otra cosa distinta es que el número de muertos todavía sea muy elevado y que tengamos que seguir trabajando”, y que no se cansará nunca de pedir a los conductores prudencia y que se cumplan las normas de tráfico.

Los datos de Julio y de lo que llevamos de Agosto, han venido a enfriar el optimismo inicial y así, a algunos les ha gustado muy poco que el ministro no haya entonado el “mea culpa” asumiendo que las campañas de la DGT no han tenido el ”éxito esperado”, ¿convendría preguntarse por quienes?, y descubren el mediterráneo proponiendo que se tome nota de otros países, como Alemania, más preocupados por tener las mejores carreteras del mundo que por perseguir a los conductores con controles y acosarles con campañas publicitarias para sensibilizarlos.

Al estado de las autopistas, autovías, carreteras, etc., me referiré en otra ocasión, sólo una anotación al margen, la señalización hasta donde yo conozco, sobre todo la informativa, parece más adecuada para generar multitud de despistes y maniobras peligrosas, que para alcanzar el fin para el que teóricamente se ha instalado.

Lo cierto es que la implantación del carnet por puntos ha ido acompañada de numerosas campañas de control e informativas (“No podemos conducir por ti”, uso del casco, cinturón, navidad, semana santa, velocidad, alcohol, distracciones, etc. y en estos días sobre la distancia de seguridad), y que con la colaboración de los medios de comunicación, (tv, radio, prensa,) han contribuido a una mayor sensibilización e implicación social en los temas de seguridad vial.

Sirva como ejemplo que entre el 6 y el 19 de agosto, se ha controlado la velocidad de 1,3 millones de vehículos de los que más de 34.000 conductores, el 2,56 %, superaba los límites permitidos y aumentado ligeramente respecto de la campaña del mes de febrero que registró un 2,46% . En uno y otro caso más del 97% de los conductores controlados respetaba los límites.

La campaña sobre la distancia de seguridad, es un buen ejemplo para concienciar a los conductores sobre los diferentes factores de riesgo que pueden incidir en un accidente, ya que influyen de manera importante el estado de la vía (lluvia y estado del firme). el estado del vehículo (frenos, neumáticos y amortiguadores) y el estado del conductor (fatiga, sueño, alcoholemia), por no respetarla, ocurren diferentes tipos de accidentes como colisiones múltiples, laterales y por alcance, que el año pasado produjeron la muerte de 247 personas y 85 en el primer semestre de 2007.

Asimismo hay que valorar muy positivamente la política informativa que desarrolla la Dirección General de Tráfico y del que es un buen ejemplo su página http://www.dgt.es/, en la que fácilmente se puede acceder a una amplia y detallada información, como por ejemplo los puntos negros.

También es razonable reflexionar sobre la existencia de puntos débiles en las acciones realizadas. Unos de índole económica, como la sensación de que hay controles de velocidad más orientados a recaudar que a mejorar la seguridad vial, y que el descenso de la gravedad de la siniestralidad vial no ha llevado aparejado una rebaja en las primas de los seguros; otro, con importantes efectos mediáticos, como la lentitud en la tramitación de las denuncias y un cuarto, que resulta muy inquietante, como es el aumento del número de motoristas que mueren en la carretera.

El primero es perceptible, de manera evidente, cuando se circula por las autorías y carreteras, los controles no están muchas veces situados en los puntos negros o de mayor riesgo sino en lugares que facilitan la “caza” del infractor de una norma.

En este año de vigencia del carnet por puntos, los precios de los seguros de automóvil no ha bajado, es más, según (ICEA), se han incrementado el 3,6 %, durante el primer semestre del 2007 con respecto al mismo periodo del pasado año. La facturación del sector fue de 6.277 millones de euros durante el primer semestre del 2006 y de 6.504 millones de euros hasta el pasado mes de junio, según la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa).

“La siniestralidad en las carreteras españolas ha aumentado un tres por ciento en lo que va de año" y los accidentes con daños corporales para alguno de los ocupantes del vehículo crecieron un uno por ciento. Las entidades aseguradoras, según Unespa,.destinaron en 2006 unos 9.045 millones de euros -5.400 millones durante 2005- para atender a medio millón de víctimas, de las cuales un 10 % necesitó hospitalización con una permanencia media de diez días, y para reparar daños materiales.

Aún así, el sector asegurador no está por la labor de bajar o al menos no subir los precios y matiza que: "Efectivamente hay menos muertos, pero hay más accidentes. “Para no perder puntos en el carné, los conductores circulan más despacio y, por consiguiente, la cifra de fallecidos ha descendido", "es lógico que las primas bajen si baja la siniestralidad grave", pero el aumento de siniestros leves en las carreteras españolas "ya cerró la previsión de hace meses de la bajada de precios”.

Respecto a la rapidez de tramitación de las denuncias, según los últimos datos, hay 1.655 conductores que han agotado ya su puntos, pero Tráfico solo ha retirado efectivamente el carnet a 551, debido a que el sistema español de garantías hace muy lentos los trámites, perdiéndose así buena parte del efecto disuasorio, máxime cuando surge la noticia de un accidente, en que está implicado un conductor que ya ha agotado sus puntos pero no se le ha retirado el carnet.. La creación en León de un centro estatal de tramitación de denuncias en que se aplicarán las TIC para tramitar los expedientes, más de 440.000 al año, debe de servir para agilizar el sistema sin que los conductores denunciados pierdan ni un ápice de su derecho a recurrir.

Los accidentes de moto han sufrido un incremento muy importante, pasando de 34 en Julio de 2006 a 54 en Julio de 2007. Veinte más que hace un año en un solo mes, es un aviso serio y muy preocupante. Quizá, las campañas de prevención no se han centrado suficientemente en los conductores de dos ruedas (cuya seguridad es bastante más que llevar puesto el casco), pese a que ellos mismos y sus asociaciones han hecho campañas en demanda de mayor seguridad en las carreteras, sobre todo referida a “los quitamiedos” que se comportan como cuchillas afiladas cuando el cuerpo del motorista impacta contra ellas, no estaría de más que se extendieran también estas iniciativas a que no se realizasen en las vías públicas los tan vistosos como peligrosos “caballitos”.

De ahí que, recientemente, el ministro Rubalcaba a la vez que afirmaba que "El carnet por puntos no ha perdido efectividad", anunciase para este otoño, modificaciones en el Código Penal: con penalizaciones para los conductores temerarios (aquellos que van a velocidades muy elevadas y ponen en peligro la vida de los demás y, por tanto, merecen más que una sanción administrativa) y para los que conducen sin carnet de conducir.. Asimismo anunciaba una mayor presencia de la Guardia Civil, sobre todo en momentos y lugares clave, poniendo especial énfasis en las autovías y carreteras secundarias donde "se producen accidentes con más frecuencia".

Antes de esa reforma se revisarán los límites de velocidad en los puntos controlados por radares fijos . Se pretende con ello dar una mayor seguridad jurídica a los conductores ante los delitos por exceso de velocidad y además evitar la sensación de “caza” a la que aludíamos antes .La revisión se realizará en los 205 tramos señalizados con una limitación menor a la que corresponde a cada tipo de carretera. Por ejemplo, un tramo con limitación especifica a 100 km/h en una autovía, cuando el límite genérico correspondiente a este tipo de vía es de 120 km/h.

Así el esfuerzo del Gobierno Socialista en la mejora continua de la seguridad vial, parece previsible que, con carácter general, no va a contar con el aliciente añadido de que las aseguradoras adecuen las primas al descenso de la gravedad de los siniestros, lo único que he leído al respecto, "es que la bajada de precios en los seguros de automóvil llegue con las 'primas personalizadas, es decir, un seguro único para cada perfil de conductor".

Con las ventajas que ofrecen la s TIC se puede crear un programa para cada cliente, teniendo en cuenta "kilómetros recorridos, zonas por las que circula, número de incidencias", en ese sentido, "una compañía ya intenta innovar en el terreno de las primas con una experiencia piloto", la aseguradora instalará un dispositivo localizador GPS en el coche de 10.000 jóvenes, de tal forma que en los ordenadores de cada oficina figurarán los desplazamientos de estos conductores lo que ayudará a configurar un perfil único para cada cliente y, en consecuencia, una prima "individual e intransferible, que costará en función de cómo se conduzca".

Así que a modo de conclusiones: cabe preguntarse si como sostienen algunos el carnet por puntos, un sistema que funciona bien en países de nuestro entorno, ha sido un error su implantación en España Creo sinceramente que NO. Pues se trata de una fórmula que, con sus puntos débiles ha tenido efectos muy positivos, mejorando la seguridad vial del conjunto de la ciudadanía, concienciando a los conductores imprudentes para que dejen de ser lo y alejando de la carretera a los insensatos multirreincidentes.

Estoy seguro, que todos y todas, conductores y peatones, compartimos el deseo de que se reduzca de forma sustancial la siniestralidad vial en las carreteras españolas y ese deseo se alimenta con la esperanza de ver que ahora se circula de manera más adecuada a las circunstancias del tráfico y de la vía, se lleva más el cinturón y el casco y se ven menos imprudencias y “fangiadas” en las carreteras.

Pienso que este y otros problemas de la sociedad, es decir de todas y todos nosotros, no son ajenos en sus orígenes a la crisis de valores y de la prevalencia de ciertos hábitos y actitudes como la rapidez frente a la seguridad, la competitividad frente a la colaboración, la agresividad frente a la cortesía, la temeridad frente a la prudencia, etc. por eso las soluciones pasan también por recuperar la educación en valores, en capacidades y actitudes (hábitos positivos) como el respeto, la prudencia, la paciencia, el esfuerzo, la cortesía, etc. .

Valores, capacidades, actitudes y hábitos que nos harían mejores peatones, mejores ciclistas y mejores conductores, un largo camino para contribuir en definitiva a ser mejores personas.

12 comentarios:

Eduardo dijo...

Me parece bien que "te mojes" poniendo en su sitio a las compañias de seguro que solo encuentran motivos para subir los precios, para bajarlos nunca hay motivo. Eso si a los jóvenes nos machacan, ser joven para ellos es igual a cobrar más, ¿donde esta la igualdad y no discriminación por razón de edad?.

Anónimo dijo...

Largo, demasiado recorrido para concluir en que es un problema de todos y eso que no te metes en el charco que más salpica, el estado de las carreteras.......

ducati dijo...

Los moteros tenemos todo el derecho a circular con seguridad, es verdad que a veces nos exhibimos un poco, pero lo que no se puede consentir es que las vallas quitamiedos, más que protegernos sean una amenaza. Tecnologia hay más que suficiente para disponer de otros tipos de protecciones, si no se hace es que no se nos tiene en consideración, y a eso sencillamente no hay derecho.

adela dijo...

Hay mucha gente, seguro que todas conocemos a alguien, que cuando se pone al volante se transforma y "no ve sebe", luego las consecuencias las pagamos las demás. Así que lo de la retirada de carnet cuando los pillan me parece muy bien.

LUNA dijo...

Un poco largo el post, lo que implica para mí, mayor dificultad de lectura o que piense en imprimirlo para leerlo con más comodidad. Piensalo para próximos, ya sabes por eso de que lo bueno si breve dos veces bueno.
Encuanto al contenido en sí, creo que sería interesante disponer de algún estudio (no se si los hay) que nos ilustre acerca del porqué de tantos accidentes mortales o no, y de tantas infracciones. Creo que hay fundamentalmente dos aspectos muy diferentes: uno las infraestructuras, aspecto que puede y debe ser corregido al 100% por la Administración. No solo necesitamos carreteras, estas han de ser seguras.
Otro el aspecto sicológico de los conductores, saber qué les hace conducir a mucha más velocidad de lo permitido, o por qué se fijan esas velocidades y no otras más altas, o hacer adelantos peligrosos que ponen en peligro sus vidas y las nuestras.
Conocer si tienen algo en común quienes se ven involucrados y si se puede corregir, sí que sería útil

transportista autonomo dijo...

Estoy de acuerdo en que los accidentes de tráfico son problema de todos, pero la responsabilidad de acabar con ellos es PRICIPALMENTE de los políticos. A mi que me expliquen por qué se hacen grndes gastos, como el enlace de Mieres y de Gijón para la autovía minera y la mayoría de las carreteras autonómicas no tienen arcenes, no están pintadas y los felechos tapan los indicadores. ¡Ah y si quiero ir a León sin pagar peaje, a tirar Pajares arriba!

Anónimo dijo...

Adelante hombre del 600 la carretera nacional es tuya. Pues eso que hay muchos que creen que es solo suya, como Fraga que decía aquello de la calle es móa. El problema es que hay que vender gasolina y coches para mantener el tinglado.

lola dijo...

Las campañas informativas están muy bien, pero los anuncios para vender los coches resaltan la agresividad, la velocidad y lo mucho que se puede "fardar" con ellos, así que lo comido por lo servido, menos los medios de comunicación que esos "comen dos veces" a costa de los anuncios de unos y de otras.

Anónimo dijo...

Cuando vea más veces a los verdes de auxilio en carretera ayudando al personal y menos detras del matu para empapelarnos una receta de 100 euros me creere las campañas informativas.

luis dijo...

Me parece bien la normativa del carnet por puntos, si acaso debería ser más rigurosa con los que circulan sin haber sacado el permisoo de conducir o pierden todos los puntos.

carla dijo...

Es la primera vez que accedo a tu blog, me reconozco en muchas de tus opiniones. Este sobre los accidentes de tráfico es excelente y muy oportuno. Acabo de oir a Rubalcaba decir que más de 400 de los fallecidos en lo que va de año no llevaban el cinturón. Por favor, ponte el cinturón y pónselo si no lo hace tu acompañante. Feliz viaje.

Jose Manuel dijo...

Benjam�n, los par�metros con que deber�an hacer los c�lculos actuariales con que funcionan las Cias., sin duda les darian orientaciones precisas de por donde deben ir la segmentaci�n de los conductores a la hora de establecer los precios de los seguros. Sin embargo, prefieren "globalizar" para evitar hacer unas tarifas tremendamente complejas, es decir diferenciar a�n m�s de lo que hacen ahora por tramos de edades, seso, lugar de residencia, potencia de los veh�culos, antig�edad del carnet. Sin duda modificar los precios a la baja lo hacen algunas Cias. pero creo que m�s por razones comerciales, que por razones t�cnicas, cr�eme.
A medio plazo, los crecimientos de costes no van a permitir a las Cias. realizar muchas alegr�as en las tarifas.