domingo, 31 de julio de 2016

NO es NO. Por Higiene Democrática

NO es NO. Por Higiene Democrática.


Tras los resultados del 26-J, desde la “Brunete mediática”  y los acólitos de los PPoderosos  no dejan de arreciar llamadas a la responsabilidad política que, teniendo como aparentes destinatarios a Pedro Sánchez y la dirección del PSOE, van dirigidas realmente a crear entre los líderes de opinión y en la opinión pública, un caldo de cultivo favorable a que Rajoy acceda a la presidencia del gobierno de España.

Esta forma acrítica de promover al Sr. Rajoy concuerda con lo insustancial de su discurso político, pero se topa de bruces con la realidad política y social de nuestro país y que, desde un punto de vista objetivo, es necesario transformar en sentido positivo para el conjunto de la ciudadanía. Por ello, no es nada razonable esperar que, bajo la falsa apariencia de la estabilidad, la continuidad del Sr. Rajoy pueda suponer ni siquiera un mínimo avance en la dirección deseada, basta recordar de su largo mandato algunas de las Leyes y medidas adoptadas (Ley Mordaza, LOMCE, Reforma Laboral, Amnistía Fiscal, Tasas Judiciales, Recortes en Sanidad, Educación, Dependencia, etc.) y los hechos acaecidos (casos “Ana Mato”, “Soria”, “Cañete”, “Rato”, etc.) para entender, por qué un gobierno de progreso y el Sr. Rajoy son incompatibles.

En una sociedad que se dice democrática, NO es posible que cuando se debe de afrontar la investidura del presidente del gobierno, se haga abstracción que el único partido que lo propone está imputado explícitamente como tal partido en dos graves casos de corrupción, en uno: con presuntos delitos relacionados con su caja b  (Ver enlace- Noticias)  y en el otro: con los de daños informáticos y encubrimiento (Ver enlace elperiodico.com)  y con carácter general en más de 30 sumarios que afectan a más de 500 de sus cargos públicos.

No se trata de descalificar al PP como un partido corrupto y menos afirmar que todos sus políticos sean sospechosos de serlo, pero tampoco, bajo ningún concepto, “convalidar”  con nuestro apoyo, por acción o por omisión, la falta de medidas de regeneración democrática, claridad y transparencia, que siguen sin aplicarse, mientras los casos se acumulan en los juzgados y la corrupción es algo más que puntual en el PP y afecta a la credibilidad del Sr. Rajoy.

Por higiene democrática y otras muchas razones que harían interminable este post, entiendo que el PSOE debe de decir NO al Sr. Rajoy y al Partido Popular, con independencia de los apoyos que pueda obtener de otros partidos. Es un ejercicio imprescindible de coherencia con nuestras convicciones e ideas socialistas, de lealtad al Partido y a toda la militancia, de credibilidad ante los millones de personas que han depositado con su voto la confianza en el PSOE y de responsabilidad política ante el conjunto de la ciudadanía.

NO nos defraudemos a nosotros mismos.

NO es NO

2 comentarios:

Jose Ramón Fernández dijo...

Un NO a las políticas conservadoras, es un SI a las políticas socialistas. Necesitamos ganar con nuestras propuestas, y la firme oposición a la acción de gobierno del Partido Popular, la confianza de millones de ciudadanos progresistas que reclaman políticas que atiendan a los intereses de los trabajadores y las clases más desprotegidas en nuestro país.
Esperamos y deseamos que esta nueva situación sirva para sacar conclusiones sobre las políticas erráticas que ha llevado al PSOE a cosechar los resultados más pobres desde la transición democrática, y entienda que no son los ciudadanos los que sienten desafección de la política, sino los partidos que se desnaturalizan y no responden a sus expectativas que de ellos se esperan.

J. Benjamín dijo...

Muchas gracias Jose Ramón por tu comentario, con el que estoy de acuerdo. Hago especial énfasis en el tema de la corrupción, en la idea que la falta de voluntad por parte de los responsables políticos para adoptar medidas eficaces para erradicar esta lacra contribuye a deteriorar, cada día más, la calidad de la democracia española.