domingo, 30 de noviembre de 2008

La Fábula del Desengaño.

Un año más se cumple la tradición. Así, al hilo de la presentación y debate de los presupuestos (generales, autonómicos, municipales,) el PP de Oviedo, con el concejal de incultura e ignorancia a la cabeza, toma como arma arrojadiza la partida, (sea la que sea), destinada a la Ópera, para arremeter contra el PSOE con tanta zafiedad como falta de argumentos.

Sirve de poco que las actuaciones del Gobierno Regional previstas para 2009 en el concejo de Oviedo alcancen la cifra de 163.470.596 de euros y se mantenga la subvención a la Ópera y que en contrapartida estos presuntos "defensores de Oviedo", no vean ningun inconveniente en reducir el 10% la aportación municipal.

Si, han leído bien, quienes bajan su aportación el 10%, critican a quienes la mantienen, pretendiendo instrumentalizarla de forma torticera para su beneficio político y olvidando que la Asociación es "Asturiana de Amigos de la Ópera", (olvido bastante generalizado a tenor de otros comportamientos). En esa misma faceta, las manifestaciones de algunos miembros de la Junta Directiva de la Asociación, parecen más propias de una sectaria servidumbre a intereses partidistas que a la razonable defensa de la Temporada, ya que en ningun caso favorecen la imprescindible, fluída y leal relación que se debe mantener con las instituciones.

Siendo conveniente no pasar por alto tan lamentable como habitual desvarío, en aras de la objetividad, es preciso deslindarlo de la opinión que merece la LXI Temporada de Ópera. Una Temporada que en muchos aspectos alcanza el punto de inflexión con su tercer título "The rakee´s progress" del compositor de origen ruso, Igor Stravinsky (1882-1971), con libreto de Wystan Hugh Auden y Chester Kallman, inspirada en una serie de litografías de William Hogarth, uno de los más famosos artistas satíricos ingleses del siglo XVIII.


Temporada que se inició con "Dialogues des Carmelites" (1957) , con papel como miembro del coro de Sónsoles Espinosa, esposa del Presidente Zapatero , "La Boheme" (1896) , que repitió el montaje propio de 1998 y la ya citada "The rakee´s progres" (1951), a las que seguirán "Il Barbieriere dei Siviglia" (1816) y "Un Ballo in maschera"(1859). Se auna así, el tradicional gusto por el repertorio clásico del siglo XIX con la innovación que supone la representación, por vez primera en Oviedo, de las dos óperas de mediados del siglo XX, enmarcadas en las nuevas tendencias escénicas y que han tenido una buena acogida.

La excelente dirección musical y la muy consolidada y más que notable calidad orquestal; las novedosas y llamativas escenografías y coreografías no exentas de controversia, dado que prima más el efectismo visual que la coherencia temática; un elenco de primeras voces a buen nivel reforzadas por el notable papel del resto; forman en conjunto y por este orden lo más destacado de la Temporada.

Una dilatada Temporada, cuyos cinco títulos tienen todos, por vez primera, cuatro funciones y dos de ellos, con un "segundo caché", una función adicional; coincide en buena medida con el planteamiento que hice, en este blog, el año pasado, crecer prioritariamente a lo ancho (más funciones) que a lo largo (más títulos) y abriendo la Temporada al mayor número posible de espectadores.

Valorar positivamente la difusión de tres de los títulos en la pantalla grande del Auditorio, conferencias, recitales, cine, espectáculos infantiles, etc. todo relacionado con la ópera y las retransmisiones de televisión por medio de Telecable a varias casas de cultura y teatros de la región, facilitando el acceso de varios miles de personas a esta propuesta cultural.

Este "momento dulce" de la Temporada de Ópera ha sido posible, y es justo reseñarlo, por el trabajo desarrollado por la Junta Directiva y el personal de la Asociación y muy especialmente por las sustanciosas ayudas ( recursos económicos, Orquestas, Teatro Campoamor, etc.) de las tres administraciones públicas, ( Ministerio de Cultura, Consejería de Cultura, Ayuntamiento de Oviedo). Agradecer el apoyo y la sensibilidad que mostró Encarnación Rodríguez Cañas, hoy, ex- Consejera de Cultura, con los temas relacionados con la ópera, la música y la cultura en general y desear a la nueva Consejera, Mercedes Alvarez González, toda clase de éxitos.

Pero no es menos cierto que faltan muchas tareas por hacer. En el ámbito artístico: La mejora del coro (no tiene sentido prescindir de un buen coro de carácter aficionado y sustituirlo por otro semi-profesional que no aporte un plus a las representaciones); elevar el nivel de las primeras voces con la contratación, aunque sea puntual, de voces de máximo nivel y la extensión de la función de "segundo caché" a todos los títulos, promocionando en estas funciones la proyección de artistas noveles ( contando primero con los de casa).

El fomento y puesta en valor de las producciones propias y en colaboración con otras Temporadas, a tal fin, sigo insistiendo en la posibilidad de crear un taller de empleo o instrumento similar para la formación de diseñadores, decoradores, coreógrafos, técnicos de iluminación, mantenimiento, vestuario, operadores, etc. que pueda favorecer la creación de una "industria cultural" en el ámbito de la ópera, zarzuela, teatro, danza, etc.

Consolidar el sistema de financiación mediante acuerdos o convenios con las entidades de mecenazgo, de modo que se garanticen la estabilidad de sus aportaciones y potenciar las gestiones tendentes a incrementar el número de entidades y sociedades patrocinadoras, benefactoras y protectoras con el objetivo de dotar de mayor capacidad y solvencia económica a la Temporada. El diseño y venta de artículos exclusivos relacionados con la ópera, para acciones de "merchandising" de las entidades públicas y privadas y para el uso propio de los asociados, puede ser otra fuente complementaria de financiación.

Fomento de las actividades de divulgación y difusión pública de la ópera, tanto en su faceta de oferta cultural de calidad como en la de su función social de retorno por las importantes aportaciones públicas que recibe la Temporada y con el fin de incrementar la base social de la Asociación. En ese sentido, resulta conveniente valorar la posibilidad de concertar acuerdos con las televisiones públicas (TVE, RTPA,) y potenciar el que se tiene con Telecable, atendiendo en ambos casos tanto a la faceta de difusión de la ópera como a la de aportación de recursos para una mejor financiación.

La relación con los/las asociados, estudiantes de música y aficionados en general, tal vez sea uno de los puntos más débiles de la Temporada. Sirvan como ejemplo: el que la página WEB es manifiestamente mejorable, pudiendo ser facilmente convertida en una WEBTV; la inaceptable restricción de acceso al ensayo general, que debe eliminarse de inmediato y regularse en beneficio de los estudiantes, sobre todo de estudios musicales y también de las entidades que realizan aportaciones y donaciones y los asociados en general.

En definitiva, estamos en un momento en el que se requiere reforzar la colaboración con las Administraciones Públicas, establecer fórmulas cooperativas con otras Temporadas, consolidar e incrementar la capacidad económica, mantener e incluso mejorar la calidad musical, fomentar la proyección de artistas noveles, impulsar la creación de una industria cultural, divulgar ampliamente la ópera entre la sociedad asturiana, y todo ello de manera sensata y razonable.
Para mejorar la Temporada de Ópera sobran las ínfulas y las falsas quimeras que solo se pueden satisfacer, máxime en tiempos de crisis, con la máquina que convierte las piedras en panes, como en "The rakee´s progress", o con el recurso a la melancolía mientras se desgranan viejas y reiteradas versiones de la fábula del desengaño.
Nota: Este post ha sido publicado el 8-Diciembre-2008

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Benjamin de acuerdo, pero la nueva Consejera de Cultura, Mercedes Alvarez, da pena, dolor y verguenza ajena.saludos.

Victoria de los Angeles dijo...

Vas camino de convertirte en el abogado de las causas imposibles. Pretender que la burguesia "exquisita" comparta la ópera con el común de la ciudadanía para algo más que pagar la minuta y que los políticos "progresistas" entiendan que la ópera es bastante más que la pasarela de modelos de la derecha más rancia, es tarea en la que vas a necesitar más que ayuda.
De todos modos ¡chapeau!, por este post ponderado y constructivo. ¡Que cunda el ejemplo!.

Anónimo dijo...

Una actividad cultural que se mantiene a lo largo de sesenta y una ediciones exige bastante más que buena voluntad. En otros lugares con menos tradición lírica los poderes públicos, sin distinción de partidos e ideologias, apoyan de forma más intensa que aquí a la ópera. Una asignatura más, desde luego que no de las más importantes, que tiene pendiente el Gobierno de Asturias.

arturo dijo...

Cuando falta dinero para casi todo, no me parece nada bien que mis impuestos paguen la ópera y cuando digo la ópera digo toda clase de gastos que no son de primera necesidad.

Verdi dijo...

La ópera es canto, acompañamiento músical y escena, por este orden. Es cierto que ahora parece estar de moda el orden inverso, prevaleciendo la escena, como en the rakee´s progres, de la que se podría decir que es una danza operística, y no una ópera. Ideas tenemos todos, lo que hace falta es ponerlas en práctica y en ese papel no les veo a Vds. nada dispuestos. Espero no haberle molestado con el comentario.

gatu del forno dijo...

La ópera de Oviedo es un valor cultural y podía serlo tambien económico de primer orden. Solo la estulticia del frente del no, o sea de aquellos, (no señalo a nadie, tú los conoces bien) que están contra Oviedo lo impiden. Los resultados electorales lo dicen casi todo. Urge cambiar.

ratón de biblioteca dijo...

Ópera, zarzuela, música orquestal y de cámara, bandas de música y de gaitas, escuela municipal de música, conservatorio, academias musicales, todo eso y mucho más es Oviedo. Toda una industria musical. Leer a Cosme Marina en La Nueva España de hoy.

LUNA dijo...

Como dice raton de biblioteca había que leer el articulo de Cosme Marina en LNE del viernes para ver que tus propuestas son acertadas, lo que ya no tenga tan claro es que lleguen a buen puerto porque se ve que no te hacen mucho caso quienes pueden, incluso me atreveria a decir, que deben, apoyar iniciativas como la temporada de Opera de Oviedo, (en realidad de Asturias, pero también la Uni se llama de Oviedo y es obvio que es de toda la Comunidad)que ya va por la LXI edición.
Las decisiones políticas serían más acertadas y mejores si simplemente apoyaran en serio, las iniciativas de la sociedad civil y no esperaran a que éstas tengan dificultades.
Digo yo que qué mejor inversión para gastar los euros de los ultims fondos estatales que promover o propiciar una industria cultural como la que tu propones, que además crearia puestos de trabajo.
Sigue así, que el que la sigue la consigue, igual algún dia tus deseos se conviertan en realidad.