lunes, 14 de enero de 2008

Sahara Libre. Paz justa y duradera.

Los días 7,8, y 9 de Enero tuvo lugar en Manhasset, cerca de Nueva York, la tercera ronda de conversaciones entre el Frente Polisario y el Reino de Marruecos, y pese a la importancia y trascendencia de las mismas y que una parte importante de la ciudadanía siente este conflicto como propio, los medios de comunicación españoles han ofrecido una escasa y parcial información sobre su desarrollo.


Desde hace años vengo manteniendo una continua relación con representantes del pueblo saharui y visitado los campamentos de refugiados de Tinduf y los territorios liberados en los que he tenido ocasión de conocer a hombres y mujeres, que careciendo de lo más elemental para sobrevivir en el desierto, tuvieron conmigo las mayores muestras de generosidad que una persona puede recibir.


Entre las personas que tuve la fortuna y el honor de conocer se encuentra Mahfud Ali Beiba que compartió el té y su tiempo conmigo, ilustrándome generosamente sobre la realidad saharaui y respondiendo a todas mis preguntas con una claridad y franqueza poco usuales entre los políticos. Actualmente, a través de internet, sigue facilitándome una amplia información, que me resulta muy útil para seguir de primera mano las duras vicisitudes por las que pasa el pueblo saharaui.


Siendo consciente de que somos muchos los asturianos/as que nos sentimos vinculados a la defensa de la causa saharaui, especialmente los cientos de familias que todos los años colaboran con el programa "vacaciones en paz", las instituciones (Gobierno Regional, Junta General del Principado) y numerosas ongds, médicos/as, enfermeras/os, educadores, etc., me ha parecido que podría ser útil el difundir, desde esta bitácora, la posición que ha mantenido la delegación del Polisario en las citadas conversaciones, y hacerlo de modo literal para que sean los lectores los que saquen sus propias conclusiones.

A continuación transcribo en cursiva el texto literal de la intervención:

INTERVENCION DEL Sr. MAHFUD ALI BEIBA
Jefe de la delegación Negociadora del F. Polisario
Manhasset –Tercera Ronda
8 de enero 2008

Señor Enviado personal del Secretario general de la ONU para el Sahara occidental,
Distinguidos Miembros de la delegación de la ONU,
Señores Miembros de la delegación del Gobierno de Marruecos,
Señores Miembros de las delegaciones de países observadores, Argelia y Mauritania,

Permítanme empezar con desearles un feliz año Nuevo y expresar el sincero deseo de que sea el año de la paz justa y duradera.

Señor Enviado Personal, Señores Miembros de la delegación del Gobierno de Marruecos,





El F.POLISARIO viene a esta tercera ronda de negociaciones con el Reino de Marruecos con el mismo espíritu y la misma disposición, ya manifestados en las anteriores rondas, de avanzar en la dirección correcta indicada en la “hoja de ruta” que la Comunidad internacional ha elaborado con claridad meridiana en la resolución 1754 del Consejo de seguridad de las Naciones Unidas.

A pesar de los retrasos y obstáculos indebidamente emplazados en el camino de la reanudación de esta ronda, y a pesar de las gesticulaciones, interpretaciones distorsionadoras de los parámetros de este proceso y de recientes actitudes francamente injustificables que hicieron correr riesgos innecesarios a este proceso, a pesar de todo esto, la delegación saharaui considera que las dos partes, reunidas aquí de nuevo bajo los auspicios de la ONU, están inexorablemente obligadas a demostrar a nuestros pueblos, a la región y a la comunidad internacional que están decididas a avanzar y a no escatimar esfuerzo alguno para el triunfo de la razón, de la justicia y de la legalidad internacionales y por ende, para la instauración de una paz justa y duradera.

Se ha dicho desde siempre que lo lícito y justo es claro y lo ilícito e injusto es evidente.

En el conflicto del Sahara occidental, cuyo origen y trágicas consecuencias son más que evidentes, se está, una vez mas, ante la confrontación entre colonialismo y el derecho a la libertad cuya resultante había sido, sin embargo, dirimida por la Historia y por la casi totalidad de las naciones que hoy componen la Comunidad internacional.

Nada es nuevo ni extraño en este conflicto de descolonización así definido por las Naciones Unidas. Estamos ante, de un lado, la defensa de unos valores y principios inscritos en la Carta de la ONU, que son esenciales para la justicia, seguridad y estabilidad internacionales y, de otro, la tentativa de crear un nuevo mapa basado en el criterio de la fuerza bruta, el desorden, la anarquía, la inseguridad e incertidumbre sobre el futuro de todos y de cada uno de los pueblos de esta región de África, continente que ha sido el laboratorio de las experiencias coloniales mas trágicas y vergonzosas de la Historia de la Humanidad.

Queremos creer que nuestros vecinos en Marruecos, en fidelidad a su propia lucha por la libertad e independencia nacional y en respuesta positiva al clamor de la Comunidad internacional, sabrán acompañarnos, a partir de esta tercera ronda, en la ruta hacia una paz justa y duradera. Sabemos que no es un camino fácil, dadas las circunstancias y factores políticos que han minado la necesaria confianza que debe reinar entre las dos partes, pero estamos seguros de que es el camino menos difícil de todos los caminos que fueron objeto de reiterado ensayo y que, en el proceso del intento cruel y brutal de imponerlos, demostraron sus propios limites.

Queremos que esta ronda sea diferente a las anteriores y que nos brinde, si hay voluntad política sincera, la posibilidad de decir a nuestros pueblos y a las Naciones Unidas que todo mereció la pena y que las perspectivas hacia una solución pacifica, justa y duradera basada en el respeto del derecho del pueblo saharaui a la libre determinación son todavía reales.

En este contexto, y teniendo en cuenta los términos de referencia establecidos por el Consejo de seguridad desde 1975 hasta su resolución 1754 de abril 2007, consideramos que las negociaciones pacificas y el apego al principio de la libre determinación y a los derechos humanos son la base sobre la cual fue construida esa perspectiva en el Plan de arreglo, en los acuerdos de Houston y en el Plan Baker y ha de seguir siendo la base para mantener dicha perspectiva abierta en el horizonte de este proceso.

Coincidimos con la evaluación efectuada por el Secretario general en su ultimo informe (S/2007/619) de 19 de octubre 2007 cuando considera que las dos partes deben entrar en la fase de negociaciones substanciales en el marco de los parámetros establecidos por el Consejo de seguridad. Estos parámetros son básicamente tres. Uno, las negociaciones directas entre el Frente POLISARIO y el reino de Marruecos en tanto que medio para avanzar y no un fin en si mismo. Dos, una solución política mutuamente aceptable que asegure el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación, en tanto que objetivo de este proceso de descolonización de la última colonia en África reconocido e inscrito como tal en la agenda de las Naciones Unidas. Tres, la existencia de dos ideas o propuestas sobre la mesa que representan la visión de las dos partes implicadas.

La dinámica de la negociación debe abarcar estos pilares como un conjunto sin restricciones ni discriminaciones si queremos que sea objetiva, racional y respetuosa de lo que la Comunidad internacional ha otorgado como referencia y como mandato.

El Frente Polisario desea reafirmar su total vinculación a estos parámetros. Concuerda con la valoración hecha por el Secretario general y su Enviado personal sobre la necesidad de que las dos partes entremos en negociaciones substanciales encaminadas a una aplicación integra de la resolución 1754 del Consejo de seguridad elaborada-debemos subrayarlo- para el objetivo de permitir al pueblo saharaui ejercer su derecho a la autodeterminación en conformidad con la legalidad internacional explicitada en la Carta y en la resolución 1514(XV) de la asamblea general.

El Frente Polisario considera que las negociaciones iniciadas no deben transformarse en un objetivo en sí mismo y vaciarlas de esta manera de su finalidad correcta. Las negociaciones deben centrarse en la sustancia a la que se refirió el Secretario general en su informe de octubre pasado. Las bases concretas para dichas negociaciones substantivas han sido clarificadas desde el principio por la resolución 1754 y reiteradas por el Secretario general en su informe de octubre 2007 al sostener que las propuestas presentadas por las dos partes están sobre la mesa y que deben ser discutidas las dos, en pie de igualdad.

En este contexto, reiteramos el llamamiento y la invitación al Reino de Marruecos a responder positivamente y a aceptar la aplicación integra de la resolución 1754 y por consiguiente, la negociación de las vías y métodos para que el pueblo saharaui ejerza su derecho a la libre determinación.

La delegación del POLISARIO está dispuesta ahora o cuando el Enviado personal lo estime oportuno, a emprender este nivel y este grado de negociaciones. Marruecos no puede bloquear la aplicación de los planes de paz que había solemnemente aceptado, obstruir la celebración del referéndum de autodeterminación al que se había comprometido y bloquear hoy las nuevas posibilidades de una paz duradera y justa que fueron abiertas por la resolución 1754 del Consejo de seguridad.


Deseamos formular el sincero deseo de que la delegación marroquí abandone la retórica unilateral y la predica en el desierto, ofrezca pruebas de realismo político e histórico y opte esta vez por cooperar con este nuevo esfuerzo de la Comunidad internacional que sigue considerando, y con razón, que el pueblo saharaui debe tener la posibilidad de ejercer el derecho a la libre determinación y elegir lo mejor para su futuro, ya sea la independencia, la integración en Marruecos o la autonomía dentro de Marruecos

Si elige la independencia, queremos asegurar a nuestros vecinos en Marruecos que esa independencia no significará dar la espalda al gran vecino. Los elementos contenidos en la propuesta que hemos presentado y de la que tomó nota el Consejo de seguridad constituyen una proclamación de intenciones sincera para construir juntos y con el resto de las naciones magrebinas un Maghreb unido, pacificado, seguro y próspero. Los elementos de dicha propuesta están ciertamente abiertos a la ampliación si nuestros vecinos consideran que hay otros intereses no cubiertos por ella.


La delegación del POLISARIO comparte el punto de vista del Enviado personal del secretario general sobre la necesidad de que este proceso de negociaciones sea respaldado por medidas concretas encaminadas a crear confianza entre las dos partes, que sirvan para enviar un mensaje positivo al Consejo de seguridad y una señal alentadora para los dos pueblos que muestren la utilidad positiva sobre el terreno de este proceso iniciado hace seis meses.

En este contexto, el Frente POLISARIO considera que las medidas propuestas en Manhasset II servirían para este triple propósito y está abierto a su consideración práctica. Llegados a este punto, no podemos sino expresar nuestra sorpresa ante la decisión de Marruecos de cancelar unilateralmente el seminario que iba a tener lugar en Noviembre 2007 en la isla portuguesa de Madeira.

No obstante, las medidas de confianza deben abarcar otros campos que son de extrema sensibilidad y alcance. La cuestión de los derechos humanos y su violación diaria en las zonas ocupadas como muestran varios informes de Organizaciones independientes así como el informe específico de la Alta Comisaría para los derechos humanos de octubre 2006 son motivo de profunda preocupación para la delegación del POLISARIO.

Esta preocupación ha motivado al anterior secretario general y al actual, Señor Ban Ki-moon , a hacer referencia a esta cuestión en sus últimos informes al reiterar que la ONU no puede dar la espalda a la violación de los derechos humanos aun no teniendo todavía la MINURSO mandato específico para vigilar el respeto de los derechos humanos.

De otro lado, instancias judiciales europeas de reconocido prestigio han dado los primeros pasos para investigar la posible comisión por Marruecos de un genocidio en el Sahara Occidental a raíz de la invasión y ocupación ilegal del territorio saharaui en 1975 por las tropas marroquíes. La represión de nuestros compatriotas sigue siendo moneda corriente en dichas zonas. Así acaba de confirmarlo ayer 7 de enero 2008 el resumen previo del informe de Human Rights Watch . Fosas de más de 40 saharuis fueron halladas en el sur de Marruecos por instancias oficiales marroquíes. La semana pasada, fue hallada una fosa común en Smara. Todo ello indica la existencia de una política de violación masiva de los derechos humanos incompatible con las obligaciones de un Estado miembro de la ONU.

La delegación del POLISARIO ha ofrecido al Enviado Personal pruebas documentales sobre el deterioro de los derechos humanos en las zonas ocupadas, que consideramos sumamente grave y contraproducente para la necesaria atmósfera de sosiego y tranquilidad que debe rodear este proceso.

Deseamos formular un llamamiento a la delegación de Marruecos para que se respeten los derechos humanos en el Sahara occidental y que esta cuestión no siga siendo un obstáculo político y psicológico que, no cabe duda, dificulta inútilmente este proceso de negociaciones.

Estamos dispuestos pues, Señor Enviado personal, señores Miembros de la delegación del reino de Marruecos, a afrontar la realidad y las implicaciones de esta oportunidad para la paz justa y duradera.

Tanto Marruecos como el POLISARIO, no pueden ignorar que el común denominador que nos une hoy y nos une con la Comunidad internacional es la promesa, el compromiso de permitir que el pueblo saharaui ejerza su derecho inalienable a la autodeterminación. Debemos dejarle elegir su futuro de manera transparente, legal, justa y libre. Es nuestro mandato, nuestra obligación y nuestra responsabilidad.


Nos resultaría difícil de creer y de aceptar y le resultaría a la Comunidad internacional difícil de creer y de aceptar que Marruecos se siga oponiendo a la solución pacifica, democrática y legal de un conflicto que no se puede ocultar, que ha supuesto 32 años de destrucción y muerte al pueblo saharaui y al marroquí, que ha implicado el desembolso de enormes medios financieros a las dos partes y a las Naciones Unidas y que está en la agenda de todos los órganos de la ONU.

No podemos ocultar la incontenible y legitima frustración del pueblo saharaui, que lleva esperando más de tres décadas el cumplimiento de la promesa dada de permitirle elegir su destino a través de un sencillo y simple referéndum de autodeterminación. Seria una torpeza y un error grave empujarlo a situaciones extremas.

En tanto que parte en el conflicto y en el proceso de paz, el F. POLISARIO ha cooperado sin límites con todos los esfuerzos de la Comunidad internacional encaminados a la elaboración y aplicación de los diferentes planes de paz aprobados por el Consejo de seguridad.

Es teniendo presente lo primero y lo segundo que deseamos ver en esta tercera ronda el inicio de un verdadero proceso de paz irreversible, asentado sobre las bases firmes y solidadas enmarcadas por la ONU desde 1975 hasta la reciente resolución 1754 del Consejo de seguridad. El fracaso de este proceso menguaría la credibilidad del sistema internacional, afectaría negativamente la capacidad y autoridad de la ONU y, lo que es mas grave, no dejaría otra opción que lo desconocido en una región que merece que se le ofrezca la certeza y la creencia en un futuro de paz y de prosperidad que permita a sus pueblos sin exclusión aunar esfuerzos para hacerlo posible.
Muchas gracias.

Tras los dos encuentros anteriores, mantenidos en junio y agosto pasados, esta tercera ronda ha permitido, según el jefe de la delegación saharaui en una declaración a la prensa al terminar el encuentro, "consolidar las posiciones defendidas por el Frente Polisario, posiciones que pretenden profundizar las negociaciones entre Marruecos y los saharauis con vistas a poner en práctica las resoluciones del Consejo de Seguridad que piden que se organice un referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental bajo la responsabilidad de Naciones Unidas".

La cuarta ronda está previsto que tenga lugar del 11 al 13 del próximo marzo, de nuevo en Manhasset, el jefe de la delegación saharaui indicó que espera, sobre todo tras el recorrido de Peter Van Walsum por la región en el próximo mes de febrero, que sean negociaciones "reales e intensivas" que aborden el conjunto de los problemas con los que de enfrentan las dos partes en conflicto.

Nota: Las fotografías han sido realizadas en el viaje que la delegación de la Junta General del Principado realizó a los campamentos de refugiados de Tinduf, invitada por el Parlamento Saharaui con el que mantiene una estrecha y fructífera relación.

21 comentarios:

sahara libre dijo...

La deuda que tiene España con el pueblo saharaui no se podrá saldar hasta que los saharauis puedan libremente decidir su futuro como pueblo. El gobierno de España, del partido que sea, debe tener un papel más activo en la solución de este grave conflicto.

luis mier dijo...

Me identifico con la impecable intervención del representante del Polisario. Respeto por la legalidad internacional, condena de las violaciones de los derechos humanos por parte de Marruecos, confianza en la negociación y en la voluntad de diálogo como instrumentos para resolver el conflicto y un lenguaje mesurado, son sin duda elementos que hay que valorar muy positivamente. Veo en ese discurso un camino abierto a la esperanza que no se debería malograr.

LUNA dijo...

He leido este post con atención y especialmente la intervención del Sr. MAHFUD ALI BEIBA en la llamada Tercera Ronda de Conversaciones, que parece tendrá continuación en una cuarta y no me cabe ninguna duda que este pueblo lleva en los genes el Santo o Demoniaco, que ya no se lo que es, Don de la Paciencia, porque hay que ser bueno y paciente pa no liar una buena como hacen algunos por mucho menos.
Al menos tienen amigos que como tu les dan cuartelillo aunque sea pequeño, pero yo creo mucho en lo de "un grano no hace granero pero ayuda al compañero"
Otros se conforman con protestar pero su inactividad es manifiesta.
Felicidades otra vez, porque además no pretendes dar doctrina si no facilitar información para que quienes accedan a esta bitácora saquen sus propias conclusiones.
Que desaprovechado estás, jolines.

Pedro Ardanza dijo...

Han pasado demasiados años desde aquella marcha verde que ocupo el sahara occidental. El solar del pueblo saharaui. Desde entonces los españoles tenemos una deuda con ese admirable pueblo. Colaborar con ellos para alcanzar una salida pacífica y justa es lo menos que podemos hacer. Iniciativas como la tuya nos ayudan a todos.

Pedro Ardanza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Es un tema muy complejo. Por un lado está Marruecos que trata el problema del Sahara como una cuestión de politica interna. Argelia tiene muchos intereses en la zona y que no son coincidentes con los de Marruecos. Mauritania es un país con grandes carencias y que necesita de la ayuda exterior para su desarrollo. El derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui es un derecho irrenunciable en tanto en cuanto tiene derecho a decidir sobre su futuro. Dificil arreglo, que necesita de la colaboración de todos, incluidas España, Francia, USA y la ONU.

Edurne dijo...

Todas las personas que creemos que la democracia, la libertad y la solidaridad deben ser patrimonio de la humanidad, exigimos que el conflicto del Sahara tenga una solución justa en paz y duradera que recoja el derecho del pueblo saharaui a la libre determinación de su futuro.

amigo de los saharauis dijo...

El derecho de vivir en la propia tierra no debiera estar en discusión. Marruecos invadió un territorio que no le pertenece en un momento de debilidad de España. La credibilidad y el prestigio de España en el norte de Africa está hipotecado desde entonces. Va siendo hora de saldar esa deuda.

Anónimo dijo...

Iniciativas como la Alianza de Civilizaciones tienen en el conflicto del Sahara una buena prueba de toque. La estabilidad del Magreb y la inmigración en el Africa subsahariana exigen afrontar con una visión global la política exterior en la zona. La influencia española dependerá de que se nos vea como una referencia solvente, cosa que me temo hoy no sucede.

omar dijo...

La lectura de tu post ha servido para ratificarme en mis ideas sobre el Sahara. En este caso, son los saharauis los que ponen todo de su parte para resolver el problema, ante la indiferencia internacional y el continuo menosprecio de Marruecos.

Desde Djala dijo...

Ya es hora de que los buenos deseos se transformen en hechos, por que la realidad es muy cruda.
Tres ejemplos:
1. La UE retribuye generosamente a Marruecos para que permita a barcos de compañias mixtas (españolas-marroquies) esquilmen el banco pesquero saharaui.
2. Marruecos realiza concesiones a compañias petroleras norteamericanas para que exploten yacimientos situados en los territorios ocupados y en el mar.
3. La ayuda de la UE a los refugiados en los campamentos de Tinduf está casi limitada a la ayuda humanitaria, (sanidad muy precaria y alimentación insuficiente).
¡Sahara Libre!

Anónimo dijo...

No es por desanimar al personal, pero no veo posible que Marruecos conceda al Polisario la posibilidad de hacer un referendum. Ganarían claramente los que quieren la independencia y supondria un gravisimo problema interno para el rey de Marruecos. Si Estados Unidos, Francia y España no le presionan primero para hacer el referendum y despues le apoyan fuertemente para sostenerlo en el trono, no habrá solución al conflicto.

marta dijo...

Hay que dejarse de rollos y poner fecha a la consulta al pueblo saharaui.

carla dijo...

Hay muchos intereses economicos y de las grandes potencias para que todo siga igual. Mientras el pueblo saharaui sobrevive de mala manera en los campamentos. Todos deberiamos echar una mano, se lo merecen.

pelayo dijo...

No es fácil añadir un comentario sin repetir lo ya tantas veces escrito. Derecho a decidir libremente sigue siendo en muchos casos una asignatura pendiente. ¡Ojalá la aprobemos pronto!

Raquel dijo...

Desear una solución no basta cuando se lleva esperando tanto tiempo por ella. Mejor reconocer que no nos importan mucho los problemas de los demás y que preferimos llevarnos bien con Marruecos. Craso error, la justicia y la libertad no tienen precio.

Anónimo dijo...

Pasa el tiempo y con el las esperanzas de alcanzar una paz justa. El pueblo saharaui soporta de maner pacifica y ejemplar la ocupación de su territorio por Marruecos. No los empujemos a buscar una salida que nadie sensato desea.

lina dijo...

Libertad para el sahara y para el pueblo saharaui.

Anónimo dijo...

España tiene una deuda pendiente con los saharauis. Los españoles no podemos mirar para otro lado y si asumir que los "dejamos tirados" en vez de cumplir las resoluciones de la ONU.

legionario dijo...

A mi me parece que España condiciona su politica exterior y su postura respecto al conflicto del Sahara para que, en compensación, Marruecos no "vaya a más" en sus estúpidas pretensiones sobre Ceuta y Melilla.

fátima dijo...

Un muro de arena de más de 2700 km de largo separa al pueblo saharaui. Los que sobreviven en los campamentos de refugiados en el Tinduf llevan treinta años separados de los familiares que viven bajo la opresión marroquí en los territorios ocupados, la misión humanitaria de la ONU, muy de tarde en tarde, traslada a algunas personas a ammbos lados del muro. Una realidad de la que casi nadie habla.......gracias por poder contarla.