viernes, 8 de junio de 2007

Picasso, Contemplador Activo.




Como un excelente ejemplo de lo que puede ser la colaboración pública – privada, o Universidad - Empresa, se ha inaugurado hoy, en la Sala de Exposiciones del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo, la muestra de sesenta estampas dibujadas por Picasso entre el 27 de Agosto de 1966 y el 15 de Enero de 1968.

La muestra, plantea una visión muy personal, impregnada de una soterrada tristeza y nostalgia , más llena de humor que de amargura, en la que el artista se siente “contemplador activo” de temáticas tan variadas como la amistad, el circo, las penalidades de la vejez, el teatro y el erotismo indiscreto, en palabras del comisario de la muestra Juan Carrete Parrondo.

Esta visión, tal como señaló Juan Carrete, estaba seguramente condicionada por haber sido intervenido recientemente, en aquel entonces, de próstata y vesícula biliar, y que para un “guerrero” que había tenido su virilidad como una credencial pudiera señalar el final de sus días de lucha..

Picasso, no obstante , retornó de forma intensa a su actividad creadora por medio del grabado y del dibujo que utilizaba no solamente para multiplicar sus imágenes, que no es el caso de éstas, ya que fueran “encontradas” sus planchas de cobre en el taller de Crommelynck y reproducidas tras su muerte, sino como otros medios más idóneos para expresar aquello que no podía hacer a través de la pintura.

Resultan muy ilustrativas las referencias a esa época, recogidas en el libro “El Picasso desconocido” de Hélène Purmelin, editorial Planeta 1981.
“En 1966, la editorial del Cercle dÁrt publicó con el título general, propuesto por Picasso, de Secrets d´alcôve d´un atelier, (Secretos de alcoba de un estudio) tres volúmenes de reproducciones de obras recientes. El editor me pidió el texto. Picasso deseó que yo accediera a redactarlo.
................Cuando en 1970 se editaron los textos sin las reproducciones, en formato de bolsillo, le anuncie que publicaría el libro con el título de Picasso dit, - me respondió “No digo todo, pero pinto todo”.

De singularizar a Picasso por sus rasgos personales, serían para mí. el de su olímpica desnudez, su alegre desentenderse de toda actitud conceptualista, y su carácter directo, sensitivo y nada teorizante que rezuman sus opiniones y su extraordinario quehacer artístico.

Otro día me explayare más ampliamente sobre Picasso y el cubismo.

De momento, nada mejor que visitar la exposición Picasso, patrocinada por Bancaja en la Universidad de Oviedo.

Lugar: Sala de Exposiciones del Edificio Histórico de la Universidad.
Horario: De lunes a viernes de 11 a 14h. y de 17 a 20:30h. Sábados de 10 a 14h.
Desde hoy jueves, 7 de Junio de 2007 hasta el 28 de Septiembre

4 comentarios:

socialista carbayón dijo...

No me resulta novedoso tu interés por las artes plásticas, lo que me deja un poco intrigado es si el título "observador activo" tiene algo que ver con tu papel en el exitoso resultado electoral de la AMSO.

Silvia Cuadrado dijo...

Éxcelente exposición, que afortunadamente ha sido recogida ampliamente en los medios de comunicación. La aportación que haces sobre los libros de Helene Purmelin, bastante polémico el segundo, me han parecido muy interesantes.
Saludos.

Cristina dijo...

Hace muchos años me dieron un calendario de bolsillo con la imagen de una lampara de mina dibujada por Picasso y que se referia a las huelgas mineras en Asturias. Le tenía en mucho aprecio y se me ha extraviado. Si alguien puede indicarme donde conseguir una reproducción del mismo reciba las gracias por anticipado. Me gustó mucho la exposición.

LUNA dijo...

Muy bueno eso de "contemplador activo", creo que lo voy a plagiar a partir de ahora.
La verdad es que yo me siento así muchas veces y sin animo de ser pretenciosa, así como él pintaba sus inquietudes, yo plasmo las mías, o al menos lo intento un poco,escribiendo en mi cuaderno.
Claro que yo no soy ningún genio y mis apuntes no perdurarán, pero mientras tanto me entretengo.
Sigue así, que vas bien.