viernes, 22 de febrero de 2008

Las Torres de la Soberbia.

Yo me opongo a la construcción de "Las torres de la soberbia" que pretenden levantar sobre los terrenos de la antigua estación del Vasco, y lo hago por que no puedo, ni quiero permanecer impasible ante este dislate que amenaza con destruir una parte fundamental de la esencia de la ciudad de mi vida, Oviedo.

No trato solo de formular un reparo estético, si no también de impedir que se siga engrasando la pervivencia de una sociedad civil inane, de poderes públicos serviles a los intereses voraces y la preponderancia absoluta de lo aparente sobre las necesidades de la ciudadanía. Los tres pilares sobre los que se asienta el plano que desarrolla un concepto de ciudad más propio del juego de monopoly que el de una ciudad con los servicios y la calidad de vida del siglo XXI.

Un concepto de ciudad que jamás “sus mentores” han descrito en toda su profundidad e integridad. Uno, por lo que tiene de superficial y aparente. Dos, por que su omisión facilita la “flexibilidad” con que llevan a cabo toda clase de modificaciones y recalificaciones. Tres, por que hay que satisfacer el amplio y un variado catalogo de ocurrencias.

Extenso catalogo en que se encuentra prácticamente de todo, como la construcción de un complejo hípico (presupuestado en cerca de 400 millones de pesetas y que nos ha costado casi 4000), y que también es una muestra muy significativa de como las aficiones e intereses del Poncio Preboste van unidas de forma armoniosa con los despilfarros injustificados de las arcas municipales.

También es un ejemplo estimable para dimensionar la realidad en la que sobrevivimos, el vano intento de hacer desaparecer al emblemático equipo de fútbol de la ciudad, hoy tutelado y hundido en la miseria de la tercera división, al que ¡oh milagro! generosamente se le ha construido un campo, plagado de insuficiencias y deficiencias, (por el que los ovetenses debemos abonar nueve mil millones de pesetas), pero que ha tenido la virtud de dejar libre el terreno de Buenavista, sobre el que hoy se construye el "Centollu" (Palacio de Congresos, centro comercial, dependencias administrativas).


La construcción del “Centollu”, soberbia construcción, tanto por su belleza y grandiosidad fuera de escala para ese espacio, como por su “coste” que alcanza cifras tan desmesuradas como previsibles, teniendo en cuenta quienes son sus autores intelectuales y los ejecutores materiales, han hecho "imprescindible otras fuentes de financiación adicionales" a las de sus promotores.

Financiación adicional que, como pronosticamos muchos, incluido el que suscribe, se obtendría de los terrenos del Vasco, en los que no se construiría un solo metro cuadrado de equipamientos públicos, dijera lo que dijese el contrato, pues era esa y no otra la finalidad de vincular ambas actuaciones. En definitiva una burda maniobra para que con la "disculpa" de financiar "El Centollu" de Buenavista, obtener el mayor aprovechamiento económico y urbanístico posible de la parcela del Vasco. Para ello se ha modificado el contrato cuantas veces ha sido necesario, comprado y vendido patrimonio municipal, modificado y “flexibilizado” el PGOU y ahora se proponen unas más que escandalosas recalificaciones urbanísticas. Pues bien todas esas acciones tienen como factor común el beneficio de la promotora, y la excusa el interés general y la viabilidad económica de la actuación.

Flexibilizar hasta lo “imposible” , recalificaciones escandalosas e interés general como excusa, pueden parecer términos exagerados, inadecuados e incluso o gratuitos, conviene aclarar y precisar los términos en qué los digo:


  • "Flexibilizar hasta lo “imposible” es: Pasar de autorizar la construcción de edificios de un máximo de 7 alturas y 2 bajo rasante a permitir edificar 39 plantas, 35 de ellas habitables, con una altura total de 133 mts. sobre rasante.

  • "Recalificaciones escandalosas" es: Modificar la edificabilidad, pasando de autorizar 84 viviendas en la parcela a 300 viviendas en el conjunto de las tres torres.

  • "Interés general como excusa" es : Reducir la parcela de suelo municipal desde los 15.477 m2 iniciales a cero metros cuadrados, todo en base a un supuesto interés general municipal.

Agotado y destruido el suelo, ahora se nos anuncia la ocupación del vuelo, con la construcción de tres torres: “las trillizas”, loable intención la de que levantemos la cabeza para mirar al cielo, si no fuera por que los ovetenses nos vemos obligado a mirar al suelo para no “meter el pie” entre tanta rejilla rota, baldosas partidas y adoquines sueltos, ( fruto podrido de de la siembra por el alcalde-ingeniero de sus exitosos planes de choque, ¿se acuerdan?).

Claro, que de tanto mirar al suelo se corre el riesgo de que algunos, rememorando al mayo francés, les dé por buscar debajo de los adoquines la arena de la playa prometida, (por el hombre de palabra), para el parque de invierno y vean que allí no ha playa si no, las fétidas aguas del Gafu, o si en la búsqueda de horizontes más gratos pretendan contemplar el idílico paisaje del Aramo, no lo podrán hacer desde su mirador, sito en el antiguo depósito de aguas de El Fresno, ya que otros intereses voraces construyen, justo enfrente, un imponente edificio de viviendas.

Ante tanta frustración, no debe extrañar que se pretenda una nueva huida hacia delante, generar nuevas ilusiones para ocultar viejas decepciones, pero no nos engañemos estimados convecinos, el alcalde deambula por el presente mandato municipal, lastrado por un proyecto agotado, cuyas ocurrencias, definirlas como propuestas políticas sería más que un exceso literario, se asientan en el ejercicio autoritario de la mayoría y la exclusión del otro, del diferente.

¿Qué hay en todo ello de nuevo?. Nada. Como en el pasado mandato, y en el anterior, y en ..., hoy, se recurre al engaño, a la simulación, a la propaganda más burda. El poder municipal (político, mediático, económico) repite, una y otra vez, la vieja historia, tratando de convencernos de que ahora sí, a la enésima vez, por fin, va a escribir, con buena letra y la firma de Santiago Calatrava, una brillante plana en el libro de la historia de Oviedo.

Si recordamos el relato del Génesis, en aquel entonces, los hombres llenos de soberbia, se empeñan en alcanzar las alturas, así “consensúan” un proyecto descomunal: construir una torre tan alta que alcance el cielo. El alcalde y Jovellanos XXI como profetas del neo liberalismo intentan, con “las trillizas”, el mismo tipo de edificación, pero no para alcanzar un cielo improbable, sino para librarse de forma definitiva de la diversidad que supone un Oviedo con personalidad propia, para enriquecerse hasta las cachas, y asegurar a los verdaderos poderes, que pase lo que pase nunca dejaran de serlo en esta ciudad.

Todo ello lo dicen sin empacho alguno, insultando la inteligencia y el sentido común de los ovetenses, invocando una presunta modernidad con la que quieren sustituir nuestros referentes únicos en el mundo, las “joyas y fuentes” del prerrománico y el "carbayón de piedra" de la catedral por otros de estilo y construcción multicopia, que van camino de ser típicos en la geografía española, ( Barcelona, Sevilla, Madrid, Valencia, Bilbao, La Rioja, Huelva, etc).

Pero amigos y amigas los ovetenses no somos tontos y si cada vez más conscientes de que la pretendida igualdad con la modernidad, lo que pretende es destruir el sentido crítico que aún nos caracteriza, la heterogeneidad de pensamiento, nuestro modo de vida, las raíces culturales, los valores y las creencias, para conseguir reducir el concepto de igualdad a su modelo más minimalista, el modelo del Gran Poncio Preboste.

"Seamos iguales en esto: en lo aparente", en tener farolas isabelinas, papeleras, pavimentos adoquinados, fachadas coloreadas, y poco más, nada que ver con la igualdad en el acceso a los servicios sociales, sanitarios, educativos, a la vivienda, a las nuevas tecnologías, a tener un empleo estable, con derechos y adecuadamente remunerado, una pensión digna, ya que a todo ello es preciso y obligado renunciar en aras de la modernidad, tal como un día si y otro también nos pretenden adoctrinar los gurús y telepredicadores de la vieja religión del dinero.

El Poncio Preboste es consciente, desde el catastrazo en que mostró su verdadera faz, que pese a los “muchos méritos” con que le adornan sus adláteres, no podrá ser recordado por los ovetenses del futuro, ni por su políticas; social, cultural, educativa, etc. y menos aún por el fomento de la libertad y la democracia, por eso lo pretende con el legado de su obra constructiva.

Antes, en la geografía de las estatuas, el dogma se hacia piedra para honrar y enaltecer a sus fanáticos. Aquí y ahora, en Oviedo, se intenta repetir mimeticamente la historia del poder, del mismo modo que los "próceres" de ayer, que hoy visten sus nombres de pantanos y edificaciones públicas para ocultar sus bajezas, rencores y crímenes de entonces.

Pero los tiempos cambian y también las palabras, los textos y las imágenes. Hoy las obras, incluso las meramente imaginadas, son publicitadas en lujosos reportajes que inundan las revistas, periódicos, radios y televisiones, soportes sobre los que se divulga el dogma y que guarda memoria de sí mismo en las hemerotecas y videotecas.

El intento resulta baldío, mientras existan medios de comunicación libres, noticiarios independientes, redes sociales y blogs de internet, que divulgan de forma amplia y veraz las otras realidades que se expanden por todo el mundo y se guardan en la memoria colectiva de la ciudadanía y en los discos duros de los ordenadores. Se asegura así que el vano intento, de los "constructores" de hoy, no sirva de coartada en el futuro para hipotéticos imitadores.

Uno, que es optimista por naturaleza, tiene la esperanza de ganar el futuro y aspira ¿por que no? a transformar el presente, piensa que, aunque algunas clases políticas locales juegan a que son soberanas en la decisión de la forma y altura de la construcción, el poder económico hace tiempo que dejó de interesarse en ese juego, sobre todo si la escasa aceptación social pueda afectar directamente a su cuenta de resultados, en ese caso no dejan mucho margen a que los políticos locales y sus seguidores se diviertan con una baraja que no les pertenece.

Es plausible que entonces las torres de la soberbia, para unos, "se desmoronen" ordenadamente sobre el solar de modo que siga siendo factible el negocio, y para otros "se agachen", para que pese a la altivez de su autor y promotores no les resulte tan incómodo beber en el cañu del Fontán. (Al que cantaba Luis de Tapias: "Caño de tan bajo trazo / hacía al más alto ser /doblar el recto espinazu /al inclinarse a beber / Y tan humilde ejercicio/ iba quitando, en verdad, /a muchas gentes el vicio /de su altiva vanidad").

Resultado que es posible alcanzar en la medida que una mayoría de la ciudadanía ovetense, sin distinción de clases, género, condición e ideas políticas, manifieste unánime y públicamente lo que siente y expresa personalmente en voz baja o en privado. ¡Basta ya de dislates y atropellos!. Oviedo y la ciudadanía ovetense no forman parte del mercado, por la simple razón que ni se compran ni se venden.

No esperamos nada del alcalde Gabino de Lorenzo, ya que está, una vez más escondido, ahora, tras el gran arquitecto (al que no se le nombra para justificar tanto dislate y desvarío como un “Dios”, porque tal vez no se le quiere hacer pecar de falsa modestia) y evadiendo, como acostumbra, sus responsabilidades, en este caso formalmente ocupado en otras campañas que le proporcionen seguridades y coartadas para evitar engorrosas explicaciones.

Pero llegado el momento, no lo duden, surgirá oportunamente de entre las cómodas bambalinas, para en nombre de su respeto por la Santa Democracia, acercar la cerilla que encienda una pira rebosante de todo lo viejo e inservible: las maquetas, proyectos, informes y recortes de periódico con las declaraciones de quienes, hasta la fecha, han sido valedores y trepas interesados de las torres de la soberbia.

Confío que este año l@s ovetenses podamos bailar la danza prima ante la gran hoguera de San Juan y arrojar a sus llamas nuestros mejores deseos.

36 comentarios:

Anónimo dijo...

Demasiado para mi body, das argumentos y razones a maza para que Gabino tenga que emigrar. Pero ahí sigue, ahora encabezando la candidatura del PP para Madrid, sin que los ovetenses lo corramos a gorrazos. Algo falla en el PSOE. Y tú debes saberlo.

Anónimo dijo...

Especulación salvaje eso es lo que hay en Oviedo. Las trillizas no son más que la punta del iceberg. ¿Por qué la fiscalia no dice nada en Oviedo?. ¿Se pueden cambiar tan alegremente las condiciones de los contratos?. ¿Quién defiende el interés público?.

Anónimo dijo...

El que tiene padrinos se bautiza y los que no a vivir toda la vida debajo de un puente. Eso sí que no sea de Calatrava que se estropea la estetica.

Anónimo dijo...

No te esfuerces tanto Jamín. Tu amada Vetusta duerme plácidamente la siesta en brazos de la zafiedad.
El día que despierta te acusará a ti y a otros como tú de todos los desvarios.

Salud y República.

Proletario

Anónimo dijo...

Ya está bien de lenguaje político correcto. En Oviedo la especulación urbanística es moneda corriente y la prueba palpable es que el concejal que más denunció esta situación, "el niño de los pelotazos", es hoy el concejal que firma las licencias. Trillizas no y especuladores tampoco.

Anónimo dijo...

Llevamos muchos años viendo como se construye Oviedo de una forma que solo obedece a los intereses de los especuladores. Gabino ha hecho cosas bien, como peatonalizar y tener muy limpias las calles pero ha dejado el diseño de la ciudad en manos de los constructores. Oviedo es la historia de una frustración, pudo ser una ciudad maravillosa y la realidad es que tenemos una ciudad vulgar como muchas otras.

Anónimo dijo...

¿Cómo es posible que ante tal despropósito la universidad de Oviedo permanezca en silencio?. ¿No hay profesores de historia del arte, medievalistas, geógrafos, etc?. Da pena ver en manos de que políticos estamos los ovetenses y que la inteligencia regional presente un encefalograma plano?. Y encima tenemos que pagar impuestos para abonar sus salarios.

socialista carbayón

Anónimo dijo...

Las torres de la soberbia como tú las llamas es un monumento que quieren erigir en Oviedo al gabinismo. La derecha de toda la vida paga con su silencio el trato de privilegio que les viene dando el alcalde durante 16 años.

Anónimo dijo...

Es increible que pasen estas cosas y las fuerzas vivas y muchos medios de comunicación se limiten a mirar el desaguisado desde la barrera. Tan pillados estan a base de recibir prebendas y publicidad. Hay que darles mas caña a Gabino y Cía. y como lo haces tu o sea con fundamento que diría Arguiñano.

Saludos de hasta el gorro.

Anónimo dijo...

TRILLIZAS ¡NO!, ¡NO! y ¡NO!.

Anónimo dijo...

Un expediente administrativo es un conjunto de documentos ordenados que conllevan a la resolución final del mismo.
En un expediente hay solicitudes, audiencias, informes jurídicos y técnicos y en definitiva, muchas personas que intervienen y conforman el conjunto del mismo
En los expedientes de modificación del Planeamiento también intervienen muchas personas, y no solo los políticos de turno que adoptan los acuerdos.
A mi me gustaría saber quienes son los que están asesorando, informando y permitiendo a nuestros políticos meter la pata de esta manera tan desaforada.
Fundamentalmente por una razón, porque al igual que han pasado a la Historia arquitectos municipales como De la Guardia, Galán, Sánchez del Río etc. deberían pasar a la Historia Negra aquellos que colaboran en estos desaguisados, sean arquitectos o no.
Por cierto, porqué en este blog no se puede poner el nombre y hay que tener una cuenta en blogger o un URL o ser anónimo?
Atentamente, Lourdes Canal

Anónimo dijo...

Gabino dando la matraca por ahí para escapar del bodrio de las torres. Es un tema municipal dice para espanto del personal, tanto que más de uno piensa que dejó de ser alcalde. Bueno de dedicarse a la alcaldía que de cobrar y gastar en "protocolo" de eso nada.

cimadevilla al loro

Asoc.Vecinos Sampedro de Agüera (Asturias) dijo...

Quiero daros a conocer un problema que sufren los vecinos de un pequeño pueblo (Agüera) situado a los pies del monte Naranco cercano a la localidad de Oviedo en el concejo de Llanera.



Durante los últimos años se encuentran sumidos en serios problemas de contaminación, especialmente acústica producida por una Calera cercana Caleras de San Cucao.

Dada la gravedad de estos problemas, una vecina de esta localidad ha llegado a enfermar

Las reiteradas quejas de la asociación de vecinos llegaron incluso al tribunal supremo condenado este a la empresa.

Pero las administraciones publicas (ayuntamiento y gobierno regional) lejos de ejecutar dichas sanciones y Dios sabe por que oscuros motivos continúan subvencionando las actividades de esta empresa.

Si te sientes solidario/a con esta asociación , si al igual que ellos sufres de las molestias diarias de la contaminación acústica, o si simplemente crees en una justicia que nos defienda de los interés particulares de algunas empresas , y de los de unas administraciones publicas que se muestran lejanas a los verdaderos problemas de los ciudadanos que las sostenemos. Te pediría tu firma en el siguiente enlace: http://www.petitiononline.com/Aguera/petition.html

A su vez pido reenviéis el presente correo a todos tus contactos con el fin de ampliar en la mediada de lo posible la justa petición de esta Asociación.



Si queréis más información su página Web es: http://vecinosdeaguera.blogspot.com/ Gracias.

Anónimo dijo...

El asunto está muy claro:
opción a. se constuyen las torrea a la mayor gloria de Gabino y beneficio de Jovellanos XXI.
opción b, no se construyen las torres y Gabino se da un baño de democracia y Jovellanos XXI se monta en el euro construyendo a menor altura que es más barato. Conclusión: Siempre ganan los mismos.

el ojo que todo lo ve

Anónimo dijo...

Trillizas, no, no y nooooooooooo.

Anónimo dijo...

Contra la especulación no valen medias tintas. Gabino no está solo en esta película. Los promotores, Jovellanos XXI y medios de comunicación como La Nueva y teleoviedo, etc apoyan la jugada de las trillizas. Asi que ojo al parche. Ánimo y dales caña como cuando eras concejal.

un abrazo de Antonio

Anónimo dijo...

Fuertes temblores sísmicos amenazan la estabilidad de las torres de la soberbia, que estan próximas a caerse.

el ojo que todo lo ve

Anónimo dijo...

Que se caen, que ya van,.......

piqueta civilizada

Anónimo dijo...

¡Adiós torres!. No las echaremos en falta. ¡Hala Oviedo!.

Gabino j.d.t.

Anónimo dijo...

¡Menudo morterazo!.

artillero de la vega.

Anónimo dijo...

Una inmensa marea de sonrisas recorre la ciudad. ¿Por qué será?.
Gracias por lo que te toca.

Risitas.

Anónimo dijo...

Está claro que cuando el personal se mueve y le planta cara a los atropellos, Gabino coge miedo y rebobina, "Catastrazo", "Real Oviedo" y ahora "Las Trillizas".
Ahora pretenderá vendernos la burra diciendo que lo hace por sentido democrático, claro que esa argucia aquí ya no cuela.
¡Chapeau! para ti y por el blog.

Anónimo dijo...

¡Bravo!, ¡Bravo!, ¡Bravo! por todos los ovetenses. El ridiculo del concejal de urbanismo es más grande que las trillizas enpalmadas. ja.ja, ja. moderno, ja,ja,ja, el porrazo que se ha pegado es morrocotudo.


clásico reconfortado

Anónimo dijo...

¡Más madera! hasta que se den cuenta de que Oviedo no les traga. Ya está bien de beneficiarse a costa de los ovetenses, y los accesos al Centollu ¿qué?.

Anónimo dijo...

El de la boina ya bebio del cañu. Que siga la comedia y se disfrace de paleta.

Hormigón de veguin

acracio.com dijo...

El Poncio Preboste como tu le llamas ha tenido la feliz idea de tomar nota de lo que quiere el personal. Espero que otros tomen nota y sigan sus pasos. Asi al menos tener elecciones cada cuatro años servira para algo,

Anónimo dijo...

¡Hala Oviedo! adelante con denuedo y con tesón, siempre triunfa quien mas pone.......................... Oviedo 3 - Gabino 0.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que ahora toca disfrutar del éxito, pero no lo será tal si después de la elecciones Gabino nos coloca otro proyecto infumable. ¡Mazacotes tampoco!

foncalada.net dijo...

El movimiento ciudadano está despertando y tomando la iniciativa. El PSOE y ASCIZ no deben conformarse con este avance y reclamar ya que el solar del Vasco tenga un equipamiento público y no solo beneficio privado.

pepero zumbon ahora.com dijo...

La fuga de votos por culpa de las trillizas era tan grande que ya amenazaba con vaciar los alfilorios. Así que genova dijo: hay que cerrar el grifo y se cerró. El PP ovetense está haciendo el inventario de los daños colaterales.

Anónimo dijo...

Somos más los que tenemos sentido común que los papanatas y tiralevitas que siguen las payasadas de Gabino. Por el bien de Oviedo no debemos dejarle pasar ni una. El 9 de marzo ni un voto para el PP de Gabino.

Anónimo dijo...

Trillizas no y Gabino tampoco.

Anónimo dijo...

Los daños colaterales empezaron metiendo a un transfuga en la lista de oviedo y siguieron apoyando el otro dia a los transfugas de cangas del narcea. En politica no vale todo. El ridiculo que estan haciendo es mayor que las trillizas.

Anónimo dijo...

Confio en que pongas el mismo empeño y nos ayudes n que no se haga la barbaridad de las mellizas de san lazaro. El que fue tu barrio necesita atencion y mejoras y no especuladores.
Saludos.

Aurora Garcia Perez

Equipo Texeo dijo...

Da igual la ideología política que tengas. No es un tema de derechas o de izquierdas sino de puro sentido común , un poquito de educación cultural y algo de criterio estético. Somos absolutamente criticos con las torres ( y con el derribo de la estación) pero no lo vemos un tema politico. Hay mucho edil "bestia" que no ditingue ideologías.

http://minasderiosa.blogspot.com/2007/12/arquitectos-asturianos-acogen-con.html

Anónimo dijo...

Genial brief and this post helped me alot in my college assignement. Gratefulness you as your information.